Escritura Curativa

La Escritura Curativa no tiene más misterio que sentarse frente a una hoja en blanco y soltar nuestras emociones, frustraciones, deseos, necesidades, etc. para después quemarlas. Es un desfogue ¡Y qué desfogue!

EJEMPLOS:

Querida Llama Gemela,

Pido a mi Yo Superior que le haga llegar a tu Yo Superior…

Por el bien mayor.

Gracias.

Vir

Querido Yo Superior:

Reventaíca estoy ya. Hazme el favor y dale un capón a mi Llama Gemela.

Por el bien mayor.

Gracias.

Vir

INSTRUCCIONES DE USO:

Como la Escritura Curativa es tan flexible, es imprescindible:

O dirigirlo a Dios, al Universo y/o al Yo Superior (según tus creencias) para que interceda filtrando la energía. Una cosa es necesitar desfogarse y la otra es ahogar al otro

Incluir de forma explicita y concreta nuestras intenciones. Si deseamos soltar: especificamos que nuestra intención es liberar tal o cual emoción. Si deseamos respuestas: formula las preguntas de forma concreta y pidiendo que sean respondidas con claridad y sin dejar lugar a dudas. Si deseamos sanar una determinada circunstancia: igual, incluyendo que sea con facilidad y comodidad para nosotros.

Poner nuestro nombre y firma.

Dar las gracias. Ésto es importante tanto si estás trabajando con la Escritura Curativa como si pides un café, que lo sepas 😉

Quemar el papeluco al acabar.

A TENER EN CUENTA:

La Escritura Curativa es, desde mi punto de vista, una herramienta alquímica moderna porque transforma, por eso: SEAMOS CLAR@S, CONCRET@S, ESPECÍFIC@S INCLUYENDO QUE DESEAMOS QUE NUESTRO PEDIDO SEA PARA EL BIEN MAYOR DE TODOS.

Vamos, que puedes soltar sapos y culebras siempre y cuando nombres arbitro y dejes claro que es para el bien mayor.

TRUQUI:

No lo escribas todo del tirón, haz una división por temáticas” no sea que te hagas un follón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.