FARID AL-DIN ATTAR

Quédate ante la puerta si quieres que te la abran. No dejes el camino si quieres que te guíen. Nada está nunca cerrado sino a tus propios ojos.

FARID AL-DIN ATTAR