Hay un ritual que repito cada año, que es absolutamente mágico, que me hace mucha ilusión compartir con vosotros este año. Ese ritual es una carta mágica a los Reyes Magos.

Esta carta a los Reyes Magos necesita un poco de preparación, por eso vamos a dejar algo de margen, para que todo el mundo pueda prepararlo. No es nada laborioso pero lleva un par de ingredientes mágicos que puedes no tener a mano en estos momentos pero… no me enrollo más y te paso la receta.

CARTA A LOS REYES MAGOS

1)Escribe tu carta a los Reyes Magos incluyendo todos tus deseos. Puedes pedir cualquier cosa, desde aspectos materiales hasta comprender conceptos espirituales… todo. Basta con encabezar la carta con un tradicional Queridos Reyes Magos y finalizarla con el famoso Para el bien mayor supremo. Gracias. La carta puede ser tan extensa como desees. Hay años que he llegado a incluir 5 páginas y sí, todo lo que he puesto se a cumplido, no siempre el mismo año que lo he pedido pero se ha cumplido. Cuando digo que es mágica es porque es verdaderamente mágica 😉
Y el día 24 de diciembre…
2)La doblas bien chiquita y la metes en un botecito de cristal. Cuando tengas tu carta en el boticito cubre tu carta con miel. No metas la carta en un bote de miel porque la miel rebosa, cosas del volumen y los cuerpos. Es mucho más limpito si primero metes la carta y después la miel.
3)La guardas el bote en un armario que no vayas a abrir hasta el día 6 de enero. En caso de desplazamiento vale meter el bote con la carta en un caja y cerrarla con cinta. Esto lo tengo comprobado porque hay navidades que me desplazo y si no he tenido tiempo de hacer todo el ritual antes de salir de casa lo hago allá donde esté y lo de la caja va bien.
4)El día 6 de enero abres el bote, tiras la miel por la pica del baño o la cocina y quemas la carta. Y ya, a esperar tranquilamente que vayan llegando los regalos que has pedido durante el resto del año. No tires la miel al w.c. porque el agua del w.c. es fría y queda el pegote de miel feo, feo pero en la pica de la cocina o del baño puedes poner agua calentita que ayude a disolver la miel.

Yo llevo como 20 años haciendo cada año mi carta a los Reyes Magos y una persona no coge una costumbre así si no funciona. Es cierto que algunas cosas han tardado unos años en materializarse pero se han cumplido y he llegado a pedir cosas tan variadas que vas desde aprendizajes espirituales a asuntos muy terrenales ¿Sucedió esto porque se lo pedí a los Reyes Magos? A mi modo de ver sí porque pasaron cosas bastante alucinantes al respecto y eso es lo que me indica si algo tiene el sello de los Reyes Magos o no. Cuando te llega un regalo de los Reyes Magos no lo hace de la forma habitual o natural porque siempre hay un toque que te indica que viene de su parte. No sabría cómo explicarlo pero es algo que puedes comprobar si te animas a hacer tu carta.

Sea como sea, espero que los Reyes Magos os traigan a todos un montón de cosas deliciosas, maravillosas y mágicas porque todos nos hemos portado muy bien este año ¿Verdad?

Namasté 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE
Virginia

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Latest posts by Virginia (see all)

Pin It on Pinterest