Todos, en un momento u otro de nuestra vida, nos sentimos atrapados en situaciones que nos resultan desagradables, incómodas u obsoletas. Y todos, en algún momento, hemos deseado saber cómo cambiar una situación que nos incomoda, molesta o daña por eso…

En este artículo vas a encontrar la fórmula que te enseñará cómo cambiar una situación de manera que no se vuelva a repetir.

Para lograr realmente el cambio te invito a buscar boli y papel antes de continuar, para ir dando los pasos sobre la marcha en vez de postergar la acción. Porque si postergas la acción también estás postergando el cambio. Si realmente no deseas seguir igual, empieza ahora mismo dando el paso porque vamos a ver cómo cambiar una situación.

 

CÓMO NO CAMBIAR UNA SITUACIÓN

Para saber cómo cambiar una situación antes necesitamos saber cómo no cambiar una situación. Y no cambia la situación cuando:

Decimos que queremos cambiar pero no cambia nada en nosotros ni en nuestra vida.

Tenemos actitudes contradictorias.

Actuamos desde el mismo lugar que generó la situación.

Lo mismo pero visto con ejemplos.

Imagina que quieres reunirte con tu Llama Gemela. E imagina que mientras dices que quieres reunirte con tu Llama Gemela compartes en redes sociales carteles en los que se leen mensajes tipo: Mejor soltera que cornuda, mejor sola que mal acompañada, el amor intenta atraparme pero yo soy más rápida.

Sí, sé que ese tipo de mensajes son inocentes y divertidos pero también son vibración. Y la vibración que están enviando no es, precisamente, la ideal para reunirte con tu Llama Gemela.

Imagina que, además, como tu Llama Gemela no te responde los mensajes, le mandas aún más mensajes. Mmmm, no está respondiendo 1 mensaje ¿Qué crees que va a pasar con 10?

Añade, para rematar, la crítica constante a tu Llama Gemela… que no es por nada pero ¿Has pensado que tu Llama Gemela es tu mismo SER y pilla tus vibraciones de manera que no necesita oír que le llamas mamón para captarlo? ¿A ti te gustaría estar al lado de alguien que se pasa el día quejándose de todo lo que haces o no haces? Pues eso…

Aunque el problema no es solo con la Llama Gemela. Pongamos de ejemplo el dinero. Puedo decir que quiero ahorrar pero no recorto ningún gasto, repito que más vale ser pobre y honrada mientras tampoco genero ingresos nuevos. Vamos, que digo que quiero cambiar pero me quedo igual.

¿Ponemos el ejemplo del peso? El ejemplo de esa amiga que dice que le sobran 5 kilos (aunque tú no sabes de donde), se pasa todo el día hablando de perder peso pero… come lo mismo de siempre, dice que el deporte es un asco y continua comprando leche condensada.

Afrontemos, y cuanto antes lo hagamos mejor, que cambiar una situación implica que haya un cambio en nosotros. Pero no cualquier cambio. Un cambio que permita generar una auténtica transformación. Por eso, ahora sí, vamos a ver cómo cambiar una situación que ya no queremos vivir más.

 

CÓMO CAMBIAR UNA SITUACIÓN

Lo primero que tenemos que hacer para cambiar una situación es cambiar nuestra vibración. Sí. Si no cambias primero la vibración, da igual que cambies las acciones, tampoco darán resultado. Así que, paso uno: cambio de vibración.

 

CÓMO CAMBIAR LA VIBRACIÓN

Para aprender a cambiar la vibración necesitamos saber qué es la vibración. Aunque a nivel espiritual se conoce como vibración la frecuencia energética de la persona quiero que imagines que la vibración es como un dron. Mejor sea tu vibración-dron, más lejos y rápido va a llegar. Más baja sea tu vibración, menos se va a mover. Es decir…

Cuando tu vibración está baja, tienes muy poca energía y capacidad de transformación. Es como si hubiera algo pesado que te mantiene en el mismo punto. Cuando tu vibración es alta, sientes más fuerza, más vitalidad y mayor capacidad de resolución. Es como si tuvieras alas. Por eso…

Es muy importante cambiar la vibración antes de cambiar una situación. Si no transformamos antes la vibración, vamos a seguir en el mismo punto (incluso cuando el escenario es diferente).

Como la vibración está formada por nuestros pensamientos, nuestros pensamientos y acciones, para conocer nuestra vibración vamos a hacernos cuatro preguntas básicas:

¿Cómo me beneficia esta situación? Sí, aunque sea una situación que crees que te perjudica, si la mantienes es porque una parte de ti saca beneficio. Explora ese beneficio negativo y descubre por qué mantienes algo que te hace daño.

¿Qué pienso al respecto de la situación?

¿Qué siento sobre…?

¿Qué estoy haciendo…?

Ejemplo, y ejemplo real.

Hubo un lapsus de tiempo en el que mi Llama Gemela no respondía a mis mensajes. Digamos que pasó de comunicarse normal al mutismo total. Y me enfurecía. Lo hubiera arrastrado de los pelos pero… como está muy feo arrastrar a la Llama Gemela de los pelos decidí cambiar la vibración-situación.

Y empecé por preguntar ¿Qué beneficio obtenía de no tener respuesta? Al responder sinceramente me di cuenta que el beneficio era que así no tenia que pringar. Ah, cómo no me responde, balones fuera. Como yo le hablo y él no me contesta… Su culpa, culpita y yo la santa santita. Pero realmente quería que respondiera los mensajes así que tomé a esa parte que estaba mejor en la situación del silencio y acepté pringar. Acepté que era incómodo para mi responder algunos mensajes porque no sabía que decir pero que prefería no saber que responder a no tener nada a responder. 

Después exploré ¿Qué pienso sobre que no responda los mensajes? Y descubrí que yo misma le decía que no era importante responderme ¿Cómo lo hacía? Incluyendo en cada texto: cuando puedas, cuando te vaya bien, no tengo prisa,… ¡Qué cojones! ¿Me molesto porque se tome su tiempo cuando soy yo la que le dice que se tome su tiempo? ¿Y encima me enfado! Nunca más. Desde entonces no añado coletillas. Tampoco meto prisa. Solo doy el mensaje y punto pelota. Y así será hasta el fin de la eternidad.

Viendo que, quizás, tenía un poco de poder sobre la situación, afronté la tercera pregunta ¿Cómo me siento cuando no me responde a los mensajes? Y obviamente, me sentía mal pero ¿Por qué tendría que sentirme mal cuando no respondía a los mensajes pero sí hacia diez mil aún mejores que mandar mensajes? Osea ¿Le estoy dando a los mensajes la importancia que tienen o los estoy sobrevalorando? Y pensé en si no fuera mi Llama Gemela, si fuera otra persona. Imaginé que era un amigo al que le decía que tenía hambre, por poner un ejemplo. Y no me respondía pero me aparecía en casa con un montón de Brownies. Visto así ¿No le estaría dando importancia de más a algo complementario? Me gustan muchos los Brownies ¿No vale más eso que un mensaje? Sí…

Por último, porque hay que profundizar e ir hasta el final, me pregunté ¿Qué hago cuando no responde a un mensaje? Ah-ha, le mando más mensajes. Vamos, súper bien. Como no me responde, repito. Encima, le mando más mensajes incluyendo la coletilla: responde cuando te vaya bien ¿Ves el mejunje de la situación? Oh, pero, además, cada vez que no respondía me iba a mis amigas y les decía: este tío es gilipollas (no voy a mentir ni voy a suavizar la situación, apechugo con lo dicho). Pero decía que era gilipollas con mucho sentimiento, así que mi vibración era como una red de estas eléctrica que soltaba descargas y chispazos (a veces tengo un poco de temperamento, ejem-ejem). En fin… Mal.

Mal que no tan mal porque decidí dejar de mandar mensajes excepto si era imprescindible pero, sobretodo, decidí dejar de incluir en los mensajes coletillas como: no es importante. Al contrario, si algo es urgente o importante, empecé a incluirlo en el mensaje. Y es más, ahora no me bajo del burro. Si algo es importante, es importante, punto. Y si no tienes tiempo, ahí la llevas, porque cuando digo que algo es importante, es importante de verdad (ojo, aquí no vale mentir y decir que es importante algo no importante porque entonces te autosaboteas). Resumiendo…

Di todos los pasos necesarios para cambiar mi vibración, que te recuerdo fueron:

  1. Aceptar la incomodidad de los mensajes
  2. Dejar de pensar que no era importante ¡Cómo no voy a ser importante si soy su Llama Gemela!
  3. Desdramatizar y contextualizar que era solo un mensaje y que, realmente, si miraba en conjunto sí hacia cosas mucho más importantes que responder
  4. Dejar de mandar mensajes masivamente para pasar a ser clara y concisa en mi comunicación

¿Resultado? A la hora y cuarto de hacer las preguntas y cambiar la vibración tenía un mensaje suyo y, desde entonces, el tema mensajes vuelve a ser fluido.

Aquí es importante señalar que cambié de verdad mi visión y no solo respondí las preguntas con la expectativa del resultado. De hecho, me pegué tal susto y me pilló tan de imprevisto que llamé a una amiga (y la pongo de testigo) para contarle lo que me había pasado. Estuve como mogollón de rato sin abrir el mensaje que me había mandado porque era en plan: tía, tía, tía… que he hecho una cosa y la he liado…

Si respondes a las preguntas pero no te contestas sinceramente y no cambias la vibración en ti, no te preguntes cómo cambiar la situación porque la situación va a seguir como tú, igual.

¿Cómo no sigue la situación igual? Repito: cambiando la vibración y para que se integre bien vamos a seguir con los ejemplos para que no queden dudas.

En el caso de la reunión Llama las preguntas serían:

¿Cómo me beneficia no estar reunida con mi Llama Gemela?

¿Qué pienso respecto a la Reunión?

¿Cómo me siento respecto a la Reunión?

¿Qué acciones estoy tomando sobre la Reunión Llama?

Respuestas de ejemplo pero reales (y con reales quiero decir que son respuestas que salen en las sesiones de Alquimia para Llamas Gemelas).

  1. El beneficio que saco de no estar con mi Llama Gemela es seguir igual. No sé qué va a pasar cuando nos reunamos y como me da miedo el cambio, e imagino que la reunión significa un gran cambio, la saboteo. O también, porque estar con mi Llama Gemela significa empezar a trabajar en mi propósito espiritual y me da miedo dejar mi trabajo y mi vida actual. Incluso, porque es una forma de vengarme de mi Llama Gemela y controlar la situación.
  2. Aquí suele ganar por goleada: no creo que se vaya a dar la reunión Llama. Desde este pensamiento… ¿Cómo abres la puerta a que suceda?
  3. En el caso de los sentimientos es habitual encontrar emociones como miedo y rechazo. Miedo a lo que pueda pasar, miedo a ser felices, miedo a compartir, rechazo al cambio, rechazo a la responsabilidad, rechazo a compartir energía con la otra persona.
  4. En el caso de las acciones, se da mucho el repetir acciones que se saben contraproducentes. Freír a mensajes a alguien que no responde los mensajes, decir que se quiere la reunión pero vivir como si nunca se fuera a dar la reunión e, incluso, decir que se quiere la reunión mientras se sale con otras persona o se profesa un profundo odio a la Llama Gemela.

Cuidado, no quiero ser moralista. Cada uno que salga con quien quiera pero si quieres ir a Cuenca ¿Por qué estás camino de Santiago de Compostela? (es un ejemplo). Es decir, si quieres la reunión con la Llama Gemela, actúa en consecuencia, sin contradicciones. Quiero esto y no me conformo con menos. Nada de quiero esto pero hago lo otro porque el resultado es que ni una cosa ni la otra. Y lo mismo con las actitudes pasivo agresivas.

Sí, hay Llamas que tienen una pedrá, no vamos a decir que no pero ¿Crees que tu Llama Gemela va a querer acercarse si estás todo el rato con el run-run? Nooooo, igual que tampoco te acercarías tú a alguien que está todo el rato con la lista de las cosas que has hecho mal. Así que, en vez de mandar amor a la Llama Gemela, usamos ese amor para consumo propio gastandolo en perdonar y continuar.

Pero no para continuar igual porque estamos aquí para aprender cómo cambiar una situación. Así que, como en el ejemplo anterior, revisamos la información, nos abrimos a la transformación y cambiamos nuestra vibración.

Para que se vea con más claridad, voy a poner el ejemplo del dinero:

¿Cómo me beneficia no tener más dinero del que tengo? Posible respuesta: Tener dinero es una gran responsabilidad y no sé qué hacer con mucho dinero (y responsabilidad).

¿Qué pienso respecto al dinero? Posible respuesta: El dinero es la raíz de los males del Mundo. Sin dinero el Mundo sería un lugar mejor.

¿Cómo me siento respecto al dinero? Posible respuesta: Tener mucho dinero me hace sentir sucia, poco humilde y mala persona.

¿Qué acciones estoy tomando sobre el dinero? Posible respuesta: No dejo entrar más dinero en mi vida porque ni busco otro trabajo ni recorto gastos ni invierto ni aprendo sobre dinero ni busco formas alternativas de ganar dinero.

Cambio de vibración:

  1. Reconozco que me da miedo tomar responsabilidad pero acepto tomarla. Acepto que hasta que no tome esa responsabilidad no va a llegar más dinero y voy a seguir igual.
  2. Me doy cuenta que el dinero es una energía neutra y que yo decido si soy buena o mala persona decidiendo cómo voy a usar ese dinero.
  3. Limpio las emociones respecto al dinero. Dejo de sentirme sucia para sentirme amor.
  4. Empiezo a googlear formas alternativas de ganar dinero, me pongo a estudiar el tema, a informarme y, sobretodo, a formarme. Hago un seguimiento de mis cuentas y recorto los gastos innecesarios para ajustar mi presupuesto.

Porque nada va a cambiar si yo no cambio.

No podemos pretender que el planeta cambie su órbita por nosotros. Si queremos tener más dinero, tenemos que cambiar la vibración al respecto y tomar acción. Y quizás esa acción empieza por recibir información o formación. O por no comprar eso que es tan barato que casi sabe mal no comprarlo. Sea como sea…

Cambiar una situación implica explorar con sinceridad y profundizar en nuestra conciencia porque es imposible que nosotros nos transformemos y la situación permanezca igual. Imposible. Haz la prueba.

Haz la prueba sabiendo que la energía siempre muestra la verdad (como es dentro es fuera).  Ahora que sabes cómo cambiar una situación solo te queda tomar acción.

 

IMPORTANTE

No necesitas hacer los pasos a la vez, ni el mismo día. Invierte el tiempo que necesites en cada pregunta. Lo importante es que sigas la secuencia de las preguntas y que respondas de forma profunda y sincera. Es mucho más efectivo ir una por una pero trabajar en serio que intentar hacerlo todo a la vez.

 

TRUCO

Si no sabes cómo hacer el cambio, después de encontrar la raíz de tu vibración, dale la vuelta. Ojo, pero no le des la vueltas de primeras. No te saltes pasos. Una vez hagas hecho la tarea, entonces, puedes darle la vuelta. Ejemplo:

  1. Me encanta recibir mensajes de mi Llama Gemela porque es genial estar en comunicación constante con él. Me gusta saber cómo le ha ido el día y cómo se siente.
  2. Sé que soy importante para mi Llama Gemela y pienso que piensa mucho en mi porque se acuerda de…., ha tenido el detalle de…, ha hecho… y siempre está pendiente de mis necesidades y de mi.
  3. Me siento de maravilla cuando contesto a sus mensajes. Leer y escribir a mi Llama Gemela es divertido pero me doy cuenta que no es la única forma que hay de expresar amor. Mi Llama Gemela me expresa amor cuando…
  4. Soy clara y concisa en mi comunicación. Comprendo que por su situación los mensajes no son la comunicación más efectiva así que los reduzco al mínimo y le facilito la tarea indicando cuándo un mensaje es importante y cuando es urgente. Mis indicaciones son sinceras y coherentes por eso confía en mi y actúa en consecuencia.

Pero, repito e insisto, el truco no te va a servir si antes das los pasos. Si das los pasos y cambias la vibración, no puedes fallar. Cuando cambias la vibración, hay cambios en el exterior por lo que solo me falta desearte… Feliz transformación

Namasté

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest