Hoy estoy un poco así-así. Así de cansada pero también así de ilusionada. Chi, un cacao.

Por un lado…

Tengo la ilusión por las nubes porque mi proyecto sigue avanzando y haciéndome flipar cada día más. A tope todo, floreciendo y creciendo despacito pero firme, que es lo importante.

Oh, pero por el otro lado… el caos. El completo caos. Mira si es, que ni me atrevo a girar la silla. No quiero ni verlo!!! Ya lo miraré cuándo pueda ponerme a ello, mientras… no. La estrategia del burro, lo sé, completamente. No niego la realidad pero…

He estado tan volcada laboral y proyectalmente que me he descuidado y he descuidado los puntos básicos de mi vida. Bueh, no pasa nada, de esta situación se aprende y a otra cosa ¿Verdad? Jo, es normal…

No estoy acostumbrada a manejar una situación parecida. Es todo tan nuevo para mi… primero empecé con la consciencia Llama, luego con el blog, después se asentó el aspecto laboral y ahora, un proyecto que está creciendo en tres ámbitos vitales distintos ¿En cuánto? En dos años y medio.

Tela, ahí, eh, mucha tela… que parece que esto va lento pero no. Va a una velocidad que se las pela!!! A la que controlas un tema, se dispara el otro, y a malabrarear con dos, tres… y los que vengan. Y la casa por barrer, eso también…

Me sabe mal pero hasta que las pelusas no se levanten en rebeldía, con quitarme las gafas voy tirando. Mañana será otro día.

El tema es que… este caos ha despertado varias cosas, varios fantasmitos internos. Nada lo suficientemente grande como para acojonarme pero… sí lo suficientemente importante como pasa sentarme y preguntar ¿Qué es lo que ahora me hace bien? Y no menos importante ¿Qué es lo que ahora me hace mal?

ME HACE BIEN:
-Ser feliz.
-Bailar, bailar, bailar.
-Llorar de alegría cada vez que me viene a la mente mi proyectito.
-Escuchar música.
-Trabajar.
-Reír.
-Escribir.
-Hacer mapas orientativos de mis mini-metas.
-Disfrutar de todas las cosas que están pasando, tan únicas y asombrosas.

ME HACE MAL:
-Abandonarme.
-Todos los aspectos Llama.

El caos, en si mismo, lo considero una fuerza renovadora cuya función es mostrar y eliminar todas las energías discordantes con la frecuencia del Ser. Bien. Es normal soltar, soltar y soltar después de tanto cambio.

Sinceramente, no soy la misma persona que hace un mes. No tengo los mismos objetivos, no tengo los mismos sentimientos y emociones ni la misma perspectiva de la vida. Lo que está pasando me está llevando a otro nivel dentro de mi escala personal. No digo que ese nivel sea mejor o peor, simplemente es nuevo para mi.

En fin, que el caos está bien cuando te sumerges con la consciencia de cambio abierta de par en par. Lo estresante para mi, ahora mismo, es el tema Llama, directa o indirectamente. A ver cómo te lo cuento para que me entiendas bien…

Quitando a mi Llama Gemela de la ecuación, la discordancia viene por la vibración. Sí, ya, me he lucido con la explicación…. Lo intento de nuevo:

No me gusta este espacio tal como está ahora y eso me estresa mucho porque lo considero un portal que refleja mi esencia. No hablo del contenido, me refiero al continente.

Hace un año y nueve meses (cómo pasa el tiempo), era mi reflejo perfecto. Más que perfecto porque no tenía (y sigo sin tener) pajolera idea de diseño, etc. para ser un apaño, olé el apaño. Pero en estos momentos he cambiado, no me distribuyo internamente de igual forma, ni valoro igual los mismos contenidos. Digamos que me sobran unas cosas y me faltan otras. No le pido peras al olmo pero ¿Si yo no estoy a gusto con la imagen, cómo lo vas a estar tú? ¿Me explico? Porque he ahí la pescadilla que se muerde la cola…

Aunque estoy dispuesta a hacer los cambios necesarios para reflejar la idea que tengo en la cabeza, no tengo ni el tiempo ni la motivación para hacerlo porque…

Ahora mismo no estoy Llama-motivada. A ver, que conste, no es algo personal con mi Llama Gemela o con mi propio camino, ni si quiera tiene que ver con este camino, es que… tengo las manos y el corazón tan lleno de mi proyecto que el resto se ha convertido en relativo.

Aún así, me siento animada para escribir porque este espacio es un logro en muchos sentidos y el lazo se ha tornado indestructible. No me imagino mi vida sin el camino de las Llamas Gemelas, tenga la imagen que tenga.

Aquí escribí lo primero que he publicado en mi vida. Antes del nacimiento de este blog, nunca había enseñado ninguno de mis textos, exceptuando a los profesores de lengua. Para mi es una de las aventuras y recompensas más grandes de mi vida.

Si no fuera por este humilde espacio, no hubiera sido capaz de tener las narices -a falta de huevos- de plantarme delante de mi médico y decirle: Voy a hacer esto ¿Te apuntas? ¡Sí! Nunca, ni en un millón de años. Tampoco habría tenido la soltura y la seguridad de plantearme gestar y parir algo tan innovador y nuevo porque no sabría cómo hacerlo.

De igual modo, valoro mucho como el camino de las Llamas Gemelas me ha conectado con una cantidad maravillosa de personas. Gente que no hubiera tenido ni el placer ni el honor de conocer por otra vía.

Supongo que por eso soy incapaz de tomar una decisión. No sé si ponerme a picar piedra en el backstage, darme un paroncito reflexivo o arrasar con todo (cosa que dudo poder hacer) porque seguir igual -para mi- es insostenible.

No puedo disfrutar si no estoy a gusto y no estoy a gusto porque no puede disfrutar pero tampoco sé salir de ahí.

En fin, y resumiendo las cuentas, no sé qué voy a hacer. Este fin de semana, el primero que tengo libre en casi un mes, meditaré sobre todo esto y ya veremos qué pasa. Sea lo que sea, habrá cartelito informativo.

Disculpad las molestias pero os considero una parte fundamental de la aventura y siento que tenéis el derecho a saber qué sucede.

Gracias, gracias, gracias.

Namasté.

P.D: No, chico -ya hombre- Llama, no es por eso, sinceramente, no puedo no estar orgullosa de mi propio fruto. Tú, siempre eres bienvenido. Bss!

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest