¿Te has planteado las ventajas de tener un duelo de Llamas Gemelas? A ver no, no digo que ahora te lances al Mundo a por otra Llama Gemela y les organices un duelo pero… si estás con la duda sobre quién es tu Llama Gemela o estás viviendo la incertidumbre entre dos personas, el siguiente audio y artículo son para ti y para tu duelo de Llamas Gemelas.

 

DUELO DE LLAMAS GEMELAS

Como os cuento en el audio que hay abajo del todo, cuando llegó el termino Llama a mi no había Llama Gemela mediante. No había nadie a nivel físico a quien colgarle la etiqueta de Llama Gemela y eso me generó una inmensa ansiedad.

Era horrible vivir con esa incertidumbre porque empecé a pensar que quizás lo veía en el pan y ¡No reconocía a mi Llama Gemela! Y eso me daba un miedo mortal además de mucha culpabilidad. Me sentía como la más peor Llama de la historia de la Humanidad. Tenía Llama Gemela pero ¡No la veía! O si la veía, no la reconocía.

Era tal la angustia que me generaba que se me hizo bola. Una gran, gran, gran bola. Una bola que empecé a llamar: la peor Llama de la historia. Y me puse con el decretazo hasta que RECONOCÍ A MI LLAMA GEMELA, después de 5 dias metida en un tubo de RAYO VERDE DE LA VERDAD, como si estuviera metida en una capsula cósmica. Y sí, sí…

En principio reconocí a mi Llama Gemela (y seguramente será él mi Llama Gemela) pero… ¿Qué? Reconocí a mi Llama Gemela ¿Y qué? Pues te voy a decir qué: fin de la libertad. Ah, no, no me refiero a la libertad sexual o sentimental, no, no, no. Me refiero a que me condicioné porque sabía quién era mi Llama Gemela. Y eso no es culpa de la Llama Gemela, es cosa propia, siempre. Y estaba condicionada hasta que… Surgió la duda. Pero bien. Te cuento…

Siempre que suele surgir la duda nos suele pillar mal. Nos surge la duda en medio de un examen, en medio de la autopista (¿He desenchufado las planchas del pelo?) y/o cuando estamos en una situación chunga. En este caso, en el caso de mi personal duelo de Llamas Gemelas, la duda surgió como una Venus del mar. Parecido a esto:

 

De forma hermosa y exuberante que me ha sentado fabulosamente bien porque Llama 2 no es una opción. En serio os lo estoy diciendo. No, no, no, no y es que me niego a que sea mi Llama Gemela. Sin acritud. No. Gracias. Ni de coña.

No es mala gente ni nada pero, como os explico en el audio, es una persona que se reflexiona para dentro y a mi me gusta reflexionarme para afuera (lo que popularmente se conoce como hablar). Como os cuento, si cuando conocí a Llama 1 hubiera existido el Whatsapp lo fundimos. En media hora lo dejamos temblandico. Caído absolutamente y total ¿Por qué? Porque somos dos personas a las que les gusta reflexionar en dirección a la otra. Y hablar. Y mandar mensajes chorras. Y contarnos cosas. Y el Whatsapp hubiera hecho algo así:

 

 

Mirad si nuestro caso de verborrea es grabe que pongo la mano en el fuego (y no me quemo), que si hubiera existido toda la tecnología de ahora, Marc 1 me estaría llamando una media tres veces al día, más los 500 Whatsapp de rigor, más un par de correos electrónicos. Repito: diario. Porque era non stop de reflexionar hacia fuera. Pero 2…

Silencio total para poder escuchar a la naturaleza…

Que bien. No mal. Pero me gusta un cine, me gusta una serie, me gusta comentar la peli y la serie. Me gusta la civilización. Y a 2 no. Y es en plan: desde la libertad de no saber quién es mi Llama Gemela, me permito elegir lo que más me gusta, que es tener electricidad.

Pero ha traído un regalo más esto del duelo de Llamas Gemelas.

No solo 2 me ha enseñado a valorar a 1 tal como es y a añorar las largas conversaciones y las reflexiones exteriores… es que no saber exactamente quién es mi Llama Gemela me ha dado la libertad de gozar de la incertidumbre que tanto me agobió la primera vez.

Ahora ni bola ni leches. Absoluta tranquilidad de no saber quién es mi Llama Gemela. Que sí, que en mi fuero interno lo sé porque mi SER sabe, sabe y lo tiene muy claro pero… a nivel humano es muy guay y relajante no tener nada claro y estar ahí en plan ¡Sorpresa! Que si la sorpresa es 2, vamos a tener que ceder mucho ambos. Y cuando digo mucho me refiero a cantidad y cuando digo ambos me refiero a los dos. Y si es 1…

Pues va a haber un rincón del planeta que jamás sabrá lo que es tener paz porque en él habrá dos géminis que hablan como cotorras que no se callan nunca cuando hablan con el otro y que no solo hablan físicamente, también de forma telepática. Dos que no van a tener tanto que ceder porque ven el Mundo igual (y eso que nos podemos ahorrar). La cuestión es que…

Es humano dudar y también tenemos derecho a celebrar dicha duda. Que nos tienen toda la vida eligiendo a largo plazo cosas que no sabemos si nos harán felices. Joder, casi que con 12 años tenemos que elegir la carrera que estudiaremos a los 18 ¡Espera un poco! y déjame dudar.

No tenemos que saberlo siempre todo y no tenemos por qué tener claro quién es nuestra Llama Gemela. Está bien si nos sorprendemos. Y está bien si decidimos desde lo profundo de nuestro corazón qué queremos y qué no solo porque sea nuestra Llama Gemela.

No, no, no, no, no quiero vivir en lo alto de la montaña porque llevo media vida viviendo en la montaña y quiero tiendas y quiero playa y quiero humanidad cerca. Si ya me parece una atrocidad vivir en una sitio en el que solo hay una zapatería, imaginad si me dejas en lo alto del Monte. Me da algo malo. Sin vecinos, solo árboles. Que para mucha gente será el paraíso y me parece estupendo pero… para mi no. No quiero. No quiero hacer 40 kilómetros cada vez que me necesito comprar ropa interior (que tampoco es ecológico porque vives en lo alto del monte pero coche, coche, coche hasta para comprar el pan). Y no quiero reflexionarme para dentro. Quiero poner la música alta, tener tele y ser tan mundana como divina. Y si resulta que 2 es mi Llama…

Pues antes habría decido completamente por no liarla, porque es para toda la Humanidad y ya me fastidio yo para ir más ligeros y ahora, gracias a la duda, no cedo tanto y tengo más claro qué quiero. Y ojo…

No te digo que le levantes a las armas para confrontar a tu Llama Gemela. Digo que… está bien elegir lo que una persona quiere, sin condicionantes. Porque, si después resulta que la Llama Gemela ve el Mundo de forma opuesta, sabes qué puntos no ceder (porque esos puntos son importantes, no por marcar territorio). En definitiva…

Si no tienes claro quién es tu Llama Gemela, en vez de verlo como un problema te invito a pensar-sentir: ¿Qué regalo trae para mi la incertidumbre? ¿Qué oportunidad me trae? ¿Qué elijo elegir para mi? Porque siempre hay regalos tras el duelo de Llamas Gemelas.

Te lo he escrito pero también te lo cuento:

Namasté

 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest