Nuestros Niños Interiores son la conexión con nuestro Espíritu. En ellos residen las experiencias de nuestra infancia así como la conexión nuestra esencia, propósito, plenitud e inocencia. Con el siguiente ejercicio niño interior, vas a poder reestablecer la conexión con esa energía de forma natural, sencilla y amorosa ¿Te me lo pierdes? Espero que no…

 

EJERCICIO NIÑO INTERIOR

Como he te dicho al principio, el Niño Interior representa nuestra conexión con el Espíritu (nuestra parte Divina) mientras el corazón es la conexión con el Alma (y la vida).

Cuando nuestros N. I. están sanos y felices nosotros, como adultos, nos sentimos sanos y felices. Y plenos. E inocentes. Y creativos… Al contrario, cuando nuestros Niños Internos están enfadados o descuidados podemos sentir un profundo vacío e insatisfacción. Porque los niños internos nos conectan con el gozo y el disfrute de hacer. Lamentablemente…

Determinados acontecimientos de nuestra vida nos van disociando de nuestros Niños Internos y van haciendo que la distancia entre ellos y el adulto que somos cada vez sea mayor. Afortunadamente, podemos recuperar la conexión con nuestro espíritu y con nuestros Niños Internos con actividades tan sencillas como la que te propongo hoy: ejercicio niño interior.

 

MATERIAL PARA EJERCICIO NIÑO INTERIOR

Antes de empezar a jugar con tu Niño Interior es importante que busques una libreta o cuaderno y dos bolis (esto es opcional), uno de cada color. Si vas para nota, puedes añadir pegatinas, sellos de pegar o de estampar, recortables, … y/o cualquier detalle que sepas que le va a encantar a tu N. I.

 

EL EJERCICIO

Después de hacer varias respiraciones profundas y poner tu intención en la conexión con tu Niño Interior, vas a tomar la libreta, te vas a presentar, vas a saludar a tu Niña o Niño interior, le vas a preguntar la edad y… una vez hecho eso, vas a empezar a hacer preguntas para saber cómo está y qué necesita usando la mano dominante con la que escribes y un color de boli y… Vas a cambiar de mano y boli cuando responda tu Niño Interior. Es decir…

LOS DIESTROS: Usamos la mano derecha para escribir como el adulto y la izquierda para el Niño o la Niña Interior.

LOS ZURDOS: Usamos la izquierda para escribir como el adulto y la derecha para el N.I.

LOS AMBIDIESTROS: Usa la mano con la que escribes normalmente cuando tienes prisa para el adulto y la otra para el N.I.

 

IMPORTANTE

Recuerda que es un niño o niña, no hagas preguntas excesivamente complejas o profundas. Es mucho mejor que establezcas una relación de confianza y vayas permitiendo que se suelte.

 

EJEMPLOS

Más que entrar al trapo a preguntar qué quiere, qué siente y qué necesita tu Niña o Niño Interior te invito a que le hagas una bonita portada a tu cuaderno, que le pongas una foto suya/tuya y que empieces con ejercicios simples, como pedir que durante una semana diga, cada día, tres cosas bonitas de si mism@. También puedes ser tú quien de le diga cosas bonitas. O puedes dedicar una semana a dibujar una flor cada día. La cuestión es establecer la relación y hacer cosas sencillas pero que le encanten a tu Niño Interior.

En mi caso, le he escrito un cuento (otro día le tocará a ella), la he tenido dibujando y estampando sellos (a mi niña interior eso le encanta) y solo dos dias ha habido trabajo emocional.

El primero fue sobre una mudanza. El segundo, sobre el conflicto que suponía para mi niña amar a un primo que nos atizaba a base de bien (hablaremos del tema de como nos enseñan a tolerar las relaciones tóxicas cuando el Universo disponga).

En el primer caso la ayudé a despedirse de sus compañeras y amigas, cosa que no pudo hacer cuando era el momento del a mudanza porque fue un verano en plan visto y no visto. En el segundo caso, le di permiso para no amar a alguien que le pegaba. El resto de dias, hemos pintado algo sencillo o le he pedido que me diga cosas que hace bien o yo le he dicho cosas que me gustan de ella. Como ves…

No se trata de entrar a saco a atosigar a tu Niño Interior sino que nos enfocamos en establecer una relación sencilla pero de profunda confianza con nuestra propia esencia. Vamos, que la mayoría de dias con 5 o 10 minutos basta.

 

AVISO

El ejercicio puede hacerse con tanta regularidad y asiduidad como cada uno desee pero no me digas que no tienes tiempo para hacerlo si eres una persona asidua a las redes sociales o si tienes tiempo de ver un capitulo de una serie. Además…

No importa si se hace una vez al día o una vez al mes, lo importante es hacerlo a conciencia y con conciencia.

Si solo tienes tiempo una vez al mes, hazlo esa vez al mes con toda tu intención. De igual modo…

Si lo haces a diario pero como quien hace la lista de la compra tampoco lo aprovechas. Si mientras lo haces estás pensando en cambiar el aceite del coche, te invito a replantear tus prioridades y a dejar de hacerlo hasta que recuerdes que eres la persona más importante de mi vida.

 

Y TE DIGO MÁS

A mi este ejercicio no me ha caído en un momento fácil. Me ha pillado tomando dos cursos que me suponen una carga semanal de 10 horas de trabajo extra, además de mi trabajo normal, la preparación del Taller de Alquimia para Llamas Gemelas con el extra de tener a mi abuela enferma y mi madre ausente desde agosto. Por cuestiones de distancias y de logística, me he tenido que hacer cargo de cosas que no me suelen corresponder. Total… que no voy especialmente sobrada de tiempo, si añades todo lo de la Llama Gemela (que no es poco) pues tengo la agenda espatarrá pero… me he quitado de twitter y ahora dedico una hora al día, esparcida durante toda mi jornada, para pasar un rato en la nada femenina, estar un ratito con mi niña interior y, de extra, hacerme un automasaje facial con aceite de jojoba que me está dejando la piel jugosita. Twitter me encantaba pero… ahora mismo necesito gustarme más que una red social ¿Ves por dónde voy? Pues eso… prioridades, tal como te cuento en el audio del artículo…

 

RESUMIENDO: EJERCICIO NIÑO INTERIOR

La conexión con nuestros Niños Interiores representa la conexión con nuestra esencia. Para conectar con nuestra esencia (nuestros Niños), no necesitamos hacer nada complejo, solo…

  1. Darnos unos minutos para respirar y poner nuestra intención en hablar con nuestro Niño Interior
  2. Abrir la libreta y, tras presentarnos y preguntar por su edad, empezar a jugar con actividades como pintar, escribir cuentos, pegar cromos, estampar sellos o hacerle escribir cosas bonitas sobre si mism@
  3. Tomarnos tiempo cada día, cada semana o cada mes para hacer algo sencillo pero sincero con nuestros Niños Internos, evitando las preguntas y actividades complejas
  4. Recordamos escribir la pregunta o la parte adulta con nuestra mano dominante y la respuesta o la parte de la esencia con nuestra mano no dominante
  5. Si creemos que no tenemos tiempo para esta actividad, replantearnos el valor que nos damos
  6. Atender las necesidades emocionales que puedan surgir, si surgen, de nuestros Niños Internos.

 

Espero que disfrutes de la profunda conexión.

Namasté

 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest