Vamos a hablar de la caída del telón que anunciamos en la Llama previsión de septiembre. Ahora sí empieza el espectáculo…

 

LA CAÍDA DEL TELÓN

Como comentaba en la Llama previsión de septiembre, este mes se aventuraba la caída de un telón que, al mostrar el escenario, ha sacado a la luz un aspecto de nuestra vida que está montando el circo.

Quizás hemos descubierto actitudes dañinas para con nosotros, quizás nos hemos dado cuenta que hay relaciones que no dan para más o que necesitamos cambiar hábitos, costumbres o formas de pensar. Voy a poner mi caso de ejemplo y lo que ha sucedido es que, tras el telón, ha salido el conflicto entre servir a los demás y ser feliz.

Como me han educado para servir y entregarme a la Luz en todos los aspectos, había olvidado completamente que ya tengo en mi corazón las semillas de aquellas maneras en las que honro a la Divinidad y que para eso (para honrar a la Divinidad) no necesito renunciar a mi felicidad recogiendo todo lo inacabado que circula por el Universo.

Tras mi telón había la necesidad de construir mi servicio desde la satisfacción y el placer auténtico en vez de desde la obligación y la resignación. Que ahora no es el caso con Llamas pero que durante mi adolescencia fue el tema de mi vida. La cuestión…

Septiembre nos ha enseñado qué estábamos pasando por alto para que le prestemos atención durante los próximos meses porque… en 2020 empezamos una nueva travesía y estos meses nos dan la oportunidad de prepararnos para lo que vendrá. Y te pongo el ejemplo de un barco.

Imagina que la situación que te ha surgido tras el telón es el barco que vas a usar para navegar durante el próximo año. Si aprovechas los próximos meses para preparar el barco, la travesía será más cómoda que si ignoras las señales y te lanzas al mar tal cual. Porque van a venir tormentas y no es lo mismo tenerlo todo listo y preparado que ir con un huevo en cada mano. Lo mismo pero usando el ejemplo…

Ahora que se ha caído el telón y he visto que no soy un coche escoba cósmico que tiene que pillar lo inacabado puedo… ignorarlo y seguir trabajando con pedazos o… ir a buscar los deseos de mi corazón y honrarlos. Y la verdad, por mucho que me he sentado a sentir qué deseaba mi corazón, no llegó hasta que llegó después de lo que llegó. Y eso es lo importante. Que llegó lo que llegó y que, si queremos, tenemos un mínimo de tres meses para organizar el nuevo plan. Otros ejemplos…

Si el telón me ha enseñado que estoy demasiado apegada a mi familia, tengo tres meses para distanciar las visitas e ir ganado libertad. 

Si me doy cuenta que el telón me está diciendo que no confío bastante en mi misma, me doy esos meses para hacer aquello que no me atrevía a hacer por falta de confianza. 

Si el telón ha mostrado que tengo hábitos poco saludables, puedo crear un plan o buscar ayuda profesional. 

Porque durante lo que queda de año tenemos la magnífica oportunidad de prepararnos para lo nuevo. Que se manifestará como se tenga que manifestar pero… al menos nos pillará, si así lo trabajamos estos meses, con una estructura fuerte.

Como el tema que ha puesto sobre la mesa septiembre ha salido en muchas sesiones, las Llamas que están trabajando conmigo recibirán un reporte con su tema y cómo trabajarlo. Y si no trabajas conmigo pero quieres saber qué muestra el telón y cómo desarrollarlo durante los próximos meses, aprovecha la oportunidad para que podamos verlo y explorarlo en una sesión estupenda porque esa es mi forma de servirte y honrar la conexión de corazón a corazón.

Feliz otoño.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest