Después de la reflexión de este fin de semana, me siento feliz porque creo haber encontrado la más mejor decisión.

Sabiendo que…

-Parte del problema viene porque no me gusta la estética y distribución del blog.
-El proyecto requiere mimos y cuidados.

Voy a dedicar esta semana a tunear, organizar y distribuir el camino de las Llamas Gemelas, aprovechando que puedo empalmar esa semana con semana santa, en caso que sea necesario.

Cuando acabe, veré el punto en el que se encuentra el proyecto… pero algo a la semanita podré tener. A partir de aquí, cuestión de ritmo.

Y es que me siento incapaz de abandonar el camino de las Llamas Gemelas, menos si no está como quiero que esté, porque aquí he nacido a una nueva realidad.

Aquí he crecido en muchos sentidos.

Aquí me he encontrado a mi misma pero como más nueva.

Aquí he conocido a gente fantabulosa.

Aquí soy feliz.

Y esto no tiene que ver con mi Llama Gemela, tiene que ver conmigo y con el amor que siento por este humilde hogar cibernético. Mi hogar. Parte de mi Alma.

Sé que tengo que dar el salto con mi proyecto y que ese salto requiere ciertos sacrificios controlados pero no quiero dejar completamente la cuna de mi SER.

Me adaptaré, me ajustaré y estaré unos meses (el tiempo que requiera el proyecto) malabareando pero… no quiero renunciar a lo que me parece imprescindible.

Un paso cada vez, y el paso que me lleve lejos aún no ha llegado. Si llega, lo afrontaré como lo afronto todo. Mientras, a experimentar!!!

Que sea lo que tenga que ser.

Mucho más tranquila y feliz… 

Namasté.

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest