En los malos del cuento hablamos sobre las relaciones tóxicas y personas narcisistas. Hoy vamos a conocer la semilla de las relaciones tóxicas, y cómo quitarlas.

 

LA SEMILLA DE LAS RELACIONES TÓXICAS

Lo primero que tenemos que tener claro cuando hablamos de relaciones tóxicas es que cuando hay relaciones tóxicas en nuestra vida es porque las toleramos. Y no te digo esto para que te sientas mal. Quiero que recuerdes que cuando vivimos rodeados de relaciones tóxicas es porque la semilla de las relaciones tóxicas se ha instalado en nosotros, y tenemos el poder de quitarlas. Esto es lo que quiero que recuerdes, que tienes el absoluto poder sobre las semillas que crecen en ti y de cuyos frutos te alimentas. Pero ¿Cómo ha llegado la semilla de las relaciones tóxicas a ti?

 

CÓMO SE INSTALA LA SEMILLA

Tal como te conté en el ejercicio del niño interior, es habitual que la semilla de las relaciones tóxicas se instale en la infancia. Sin maldad ni deseos de plantar en ti la semilla de las relaciones tóxicas, básicamente, la mayoría de veces nos educan para tolerar determinadas agresiones. Y según el grado de tolerancia que desarrollemos, veremos más normal o menos normal el veneno de una relación tóxica.

Como te digo, sin ánimo de generar en ti el veneno y el dolor que causa una relación tóxica (en el ámbito que sea), es normal que de pequeños nos animen a soportar y tolerar determinados malos comportamientos. Y pongo el ejemplo de mi primo. Mi primo mediano es como un Terminator. Nos zurraba cosa fina a su hermano y a mi. Oh, sí, su hermano y yo hemos discutido entre nosotros algunas veces pero jamás hemos llegado a las manos pero el mediano… todo lo arreglaba a mamporrazos ¿Qué nos decían? Lo típico…

Perdona a tu primo, no te enfades, no lo hace queriendo (no ni ná), es que es así de bruto, es que no sabe explicarse, no tiene mal fondo, tampoco hay para tanto… y esas cosas que dices: mal fondo no tendrá pero la superficie atiza pero bien. El tema…

Al justificar su actitud de mierda lo que estaban haciendo (como hacen muchas familias bien intencionadas) es plantar la semilla de las relaciones tóxicas y, además, negarnos el derecho Universal de amar a quien nos dé la puñetera gana. Y esto viene en referencia al ejercicio que hice con mi Niña Interior, cuando le di permiso a amar a quien quisiera y no a quien tocara. Que sí, que es mi primo mediano pero también es un poco gilipollas (sin acritud, constato un hecho) y no tengo por qué tolerar que nadie me imponga nada. Y menos tenerlo que querer por consanguinidad. Ni yo ni nadie.

Y ojo, no digo que esté mal enseñar a los niños a perdonar, digo que es importante validar las emociones de todos, del que da el mamporro y del que lo recibe, y que está bien si permitimos que nuestros niños (físicos o internos) no quieran amar a alguien en algún momento.

Tampoco es intención de este artículo que te eches las manos a la cabeza y/o balones fuera, sintiendo culpa porque les dices a tus hijos que se tienen que perdonar o yendo a decirle a tus padres que por su culpa culpita ahora aguantas que tu amiga te trate como el puto culo. No. Ni de lejos…

El propósito de este artículo es que te des cuenta que tienes el poder de cambiar cómo te relacionas con los demás cuando has aprendido a tolerar cierto grado agresivo, sea a nivel físico, emocional, mental o espiritual. En definitiva;

Lo que quiero que suceda con este artículo es que mejores tus relaciones y comprendas que puedes cambiar tu realidad tomando pequeñas acciones. Y también quiero que comprendas la conexión entre la semilla y el fruto porque así podrás relacionar la correspondencia en otros aspectos de tu vida. Dicho esto ¿Cómo quitamos la semilla de las relaciones tóxicas?

 

QUITAR LA SEMILLA

Te guste o no te guste, la mejor manera de llegar al meollo de la semilla es hacer una lista con el tipo de relaciones que había en tu infancia y qué grado de agresión se consideraba normal tolerar. Te pongo de ejemplo a mi primo del medio: a él se le consentía dar puñetazos en vez de argumentos. Entonces, mi semilla era que las personas con menos inteligencia emocional tenían permiso para agredir porque no sabían expresarse en palabras pero…

Puedes apuntar que estaba bien que papá o mamá se olvidara de tu cumpleaños, o llegara tarde entre semana, o que tu hermano o hermana cogiera tus juguetes sin permiso porque no se trata de medir lo que es justo y equitativo por ley. Se trata de darnos cuenta qué toleramos para dejar de aguantarlo.

El segundo paso para quitar las semillas de las relaciones tóxicas es… revisar qué relaciones actuales tienen el mismo patrón. Ojo, repito, qué relaciones actuales tienen el mismo patrón que no la misma forma. Te pongo otro ejemplo. Si me han enseñado a aguantar las pataletas de mi primo es muy probable que tolere las pataletas de mis amigas, porque me parece normal. Y es posible que mis amigas no le corten el pelo a mi muñecas o que no me peguen pero… sí pueden decir cosas hirientes sobre mi cuando están enrabietás. Como ves, aunque no es la misma acción, si hay una respuesta similar.

Si me parece normal que no me escuchen porque mamá decía que no había que molestar a papá contando lo que había pasado en el cole ¿Cómo me voy a relacionar? Desde el silencio y no hablando por no molestar porque… hemos asociado contar nuestras cosas con la molestia.

Y repito, no se trata de razonar o enjuiciar o de sacar los cuchillos o espadas. Se trata de sentarnos y ver qué hemos aprendido que es mejor desaprender para que nuestra vida sea más sana, feliz y poderosa.

Una vez tengas claro qué has aprendido a tolerar y cómo ese aprendizaje se manifiesta en tu vida llega el momento de tomar acción. Diferentes tipo de acción según la persona y la situación. Osea…

Aunque yo sí hablé con mi primo sobre el tema y nos despachamos educadamente (por teléfono no podía dar mamporros), ha habido relaciones en las que, simplemente, he cortado en seco porque no me apetecía dar explicaciones. En otros casos, con la máxima delicadeza posible (que tampoco es mucha porque soy prima de don mamporros y no de Tarta de Fresa) he expresado mis emociones y sensaciones. Ejemplo: tía, pa qué me pides ayuda si haces lo que te sale del c*ño? Haz directamente lo que te sale del c*ño y nos ahorramos la conversación de dos horas en las que yo te pego el sermón y tú parece que me vas a hacer caso pero no ¿Se entiende?

Espero que se entienda porque no todas las relaciones van a requerir el mismo grado de acción ni de atención. No siempre es necesario levantar el teléfono o mandar un mensaje igual que tampoco es necesario cortar en seco. Depende… ¿De qué depende? ¿Cómo elegir si hablar, cortar o exponer? Simple… Siente qué te hace sentir mejor. Y digo simple pero ojo que hay trampa.

No digo haz lo que haga sentir mejor al otro. No. Repito: SIENTE lo que te hace SENTIR mejor a ti. Lo que para ti resulte más liberador. Y esa liberación puede pasar por sentarte a tener una conversación con alguien o, simplemente, borrar el número de teléfono de esa persona.

Sé que muchas veces creemos que debemos ser justos con la otra persona o darle un cierre a la situación en amor pero… lo importante es honrar tu energía y hacer lo que te resulte cómodo. Ya seremos valientes, evolucionados y súper maduros en otra ocasión. ahora puedes borrar del Face sin dar más explicaciones porque…

Aunque es muy importante nutrir todas las relaciones, es aún más importante recordar que la relación a la que tienes que prestar más atención es a ti. Y tú no puedes ser la persona tóxica que te obliga a perdonar a alguien que te ha hecho daño solo porque eso es lo correcto o lo que se espera de ti ¿Comprendes lo que quiero decir?

 

QUÉ PASA CUANDO LA RELACIÓN TÓXICA ES CON LA LLAMA GEMELA

Entre Llamas Gemelas más que darse relaciones tóxicas propiamente dichas sí se pueden dar actitudes tóxicas (por ambos lados) ¿Qué hacer en ese caso? En este caso hay varias opciones y todo depende de la confianza que tengamos con nuestra Llama Gemela.

Si hay mucha confianza, le puedes pasar el artículo y enseñarle tu ejercicio, SIN marcar ahí en rojo: tú haces esto.

Si hay confianza media, solo pasar el artículo o tratar el tema de forma superficial, en plan: sabes que

Con confianza baja o nula haz un mutis por el foro y por los límites que tengas que poner porque… está bien ponerle límites a nuestra Llama Gemela y no permitir que pise nuestro amor propio. Sin miedo. Porque esto de las Llamas Gemelas es indivisible e indisoluble ¿Vas a sostener toda la eternidad una relación tóxica chunga o vas a frenar la cosa para que todo se pueda recolocar? ¿Qué prefieres? ¿Repetición o evolución?

PARA NOTAZA Y MATRÍCULA DE HONOR

Si te has venido arriba y no solo quieres poner límites en tus relaciones sino que has tomado la decisión total y absoluta de empezar por ti, observa qué actitudes te justificaban e intenta modificarlas. Por ejemplo, si te dejaban no cenar cuando estabas enfadado o enfadada o romper algo o llámalo X, observa cómo has traído esa actitud aquí y date el permiso para corregirla siendo consciente que esa actitud era una respuesta infantil que no necesitas.

Ahora…

Espero que no cunda el pánico, que no mováis entre la culpa propia y ajena pero sí que toméis acción para mejorar vuestras relaciones creando, entre todos, un Mundo mejor.

Namasté

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Pin It on Pinterest