Uno de los pilares básicos de la una vida plena y feliz es la capacidad de sentirnos merecedores de todo lo bueno. Y no solo me refiero a cuestiones materiales.

Sentirnos merecedores de recibir todo lo bueno también implica sentir que es nuestro derecho natural reunirnos con nuestra Llama Gemela. Y reunirnos sin necesidad de pasar angustia por eso…

Vamos con una meditación de merecimiento.

 

MEDITACIÓN DE MERECIMIENTO

Porque el merecimiento es una cuestión de vibración y la vibración se modifica con la meditación pero te lo cuento todo con más detalle.

 

EL DETALLE DEL MERECIMIENTO

Los Seres-y-Humanos modernos, y con modernos me refiero a los últimos 5.000 años, hemos vivido hasta ahora pensando que el merecimiento es una cuestión moral. Si soy una persona buena voy a ser merecedora de cosas buenas. Si alguien es maligno y hace daño a los demás, no merece nada bueno. Pero lo cierto es que…

Esa idea no es real. Y no solo no es real por cuestiones obvias (ningún banco da intereses por bondad), sobretodo, esa idea no es real porque el merecimiento es una vibración.

Dicho mal y pronto, y remarco mal en el sentido de nada científico, la vibración es como una canción que emites continuamente y que, al mismo tiempo, es respondida por el Universo. Si la canción dice que vales una mierda… Ni siquiera te compras la ropa que realmente te gusta. Te conformas con menos. También crees que lo que te gusta es demasiado caro o que no vas a conseguir un trabajo mejor. No te esfuerzas por ti, solo por los demás porque tu canción dice que los demás valen más. Incluso, es posible que rechaces regalos, no solo del Universo pero…

Cuando sabes que mereces, que vales, que eres… te abres a nuevas experiencias y sensaciones. Experiencias mejores, no porque sean más caras. Las experiencias son mejores porque están más alienadas a ti. Y es que eso es lo que tiene el merecimiento. Que te sirve en bandeja lo que es genial para tu tono Universal único…

Visto así ¿Cuántos dias dices que vas a hacer la meditación?

 

 

 

Namasté 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE
Virginia

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Latest posts by Virginia (see all)

Pin It on Pinterest