Llega noviembre y con noviembre… llega siempre el portal 11-11 o portales… porque este mes hay cinco o seis portales 11-11. Sí, todo muy bestia teniendo en cuenta que estamos en año 11. Vamos, que nos van a salir los 11 por las orejas por eso…

No voy a ir con el típico artículo centrado en lo espiritual, al menos no centrado únicamente en lo espiritual. AQUÍ está el evento para la meditación Llama del 11-11 y el domingo pondré una meditación pero hoy no voy a ir por ahí porque ya hay mucha corriente en ese aspecto. Entonces ¿Qué voy a decirte? Lee y lo sabrás…

 

PORTAL 11-11

Decir que cada año cruzamos por distintos portales cósmicos es quedarse corto porque cada día se abren y cierran portales energéticos.

Es básicamente imposible que un día no se abra o cierre un portal porque… ese es el comportamiento natural de la energía. Ya sabes, la energía no se destruye, transmuta. El tema y al caso y disparando al grano…

A veces los humanos esperamos que los portales cósmicos, como el portal de 11-11, nos traigan una energía del cielo que lo cambie todo. Una energía que por fin haga que las cosas nos vayan mejor, que las Llamas Gemelas se unan, que los pajaritos canten y las nubes se levanten pero lo cierto es que…

La energía de los portales es neutra porque su función es abrir un vórtice de oportunidad pero, el portal, sin trabajo en nosotros, el portal por si mismo no tiene la capacidad de generar ningún cambio real y profundo en nuestra vida. Te digo lo mismo pero con una analogía…

El portal es la gasolina, tu vida el coche y tú quién decide si se va a poner en marcha o se va a quedar en el mismo sitio o si, esta vez, va a generar un cambio interno real ¿Cambio interno real? Sí. Me refiero a que podemos quemar toneladas de incienso, meditar muy mucho y comprarnos diez mil millones de libros sobre crecimiento personal, espiritualidad y llámalo X pero… todo eso, por si solo, no es “nada”  si nosotros no hacemos el esfuerzo de aplicar lo que sabemos (y vaya si lo sabemos). Sin nuestra voluntad, da igual que se abran mil portales o se cierren, cuando no cambia nuestro lugar interno emocional, nada cambiara. Oh…

¿Y cómo se cambia de lugar interno? Tomando acción y aquí llegamos a otro aspecto interesante. Sí, sí, versión extendida:

Los humanos llevamos siglos esperando que una fuerza externa venga a nosotros a generar X. Esa fuerza externa puede ser un portal cósmico, un Mesías, un Meteorito, el efecto 2000 y/o el Ragnarok (Para que conste en acta: en caso de Ragnarok voy con el team Odín). La cuestión es que, en resumen, esperamos que el portal por fin nos traiga algo sin darnos cuenta que nosotros, y solo nosotros, somos la energía y el motor del cambio en el Mundo.

Txiquis, se pueden abrir 1.000.000 de portales de energía cósmica pero los portales de energía cósmica no pueden reciclar el plástico, donar sangre, votar, ser voluntarios y apostar por las energías limpias. Que sí, que la apertura del portal 11-11 es muy molón pero ningún portal puede igualar el poder energético cósmico que tenemos en nuestros cuerpos cuando perdonamos, amamos y/o adoptamos animales abandonados en vez de comprarlos de marca.

Es genial que te abras a la energía del portal 11-11 pero ningún portal va a igualar el cambio que genera: hacer esa llamada que tanto te cuesta, darle la mano a un paciente de cáncer o apadrinar a un gato.

Si quieres ver grandes cambios en el Mundo, además de meditar cuando hay portales, pasa a la acción directa. Conviértete tú en el portal del cambio real. Y para eso no hacen faltan fechas.

Namasté 

 

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE
Virginia

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Latest posts by Virginia (see all)

Pin It on Pinterest