Mayo está caldeadito de tanto fuego sagrado en ebullición y se nos vienen cambios que no se acaban de materializar, por eso… veamos qué esperar mientras estás esperando.

 

QUÉ ESPERAR MIENTRAS ESTÁS ESPERANDO

Como occidentales modernos y bien adaptados al medio, somos personas acostumbradas a las respuestas rápidas. Google, Amazon y Netflix nos lo sirven todo en bandeja. Y está genial, no lo crítico, pero…

Estamos viviendo un momento de tránsito personal y planetario que va a llevar un tiempo. Dicho tiempo, se nos puede hacer eterno ahora que estamos tan adaptados a tener una respuesta rápida. Ojo…

No estoy diciendo que el camino de las Llamas Gemelas vaya a ir lento o que vaya a ir lenta la reunión Llama. Lo que estoy diciendo es que…

Estamos dentro de una horquilla de transición energética donde lo viejo ya no sirve pero lo nuevo no se manifiesta, aún. Y eso no incomoda cantidad. Y nos sube la ansiedad porque hemos perdido lo que nos era familiar pero lo nuevo parece que nunca llega… Además, el cambio no es tan rápido como Google, ni Amazon y nos desesperamos (yo la primera) porque los vacíos nos atacan cantidad.

Nos sentimos como a medias. A medio cocinar. A medio eclosionar. A medio avanzar. Y no hay sitio por el que dar media vuelta, girar y volver al lugar de partida. Estamos aquí y, si queremos ver la salida ya, estamos jodidos. Por eso, vamos a ver maneras de sostener esa energía durante este momento de transición:

No desesperes aunque quieras desesperar desesperadamente. Aprovecha para ordenar los armarios, para leer libros atrasados, para ordenar facturas… lo que vienen siendo: adelantar tareas pendientes y no, no estoy de broma y sí, esto tiene que ver con el camino de las Llamas Gemelas.

Descansa. Cada vez vivimos bucles energéticos más potentes. Este es un buen momento para dedicarte tiempo a ti, para cuidar tu alimentación, tu sueño y tus necesidades.

Ten paciencia. En breve va a arrancar todo, Y lo hará fuerte. No empujes que no vas a llegar antes, sólo llegarás con más cansancio.

Porque lo que estamos viviendo, aunque parece un parón, no es más que una transición entre una energía y otra. Un parón necesario para recalibrar, evaluar, reflexionar y tomar fuerzas antes de empezar otra vez 🙂

Namasté

QUIZÁS TAMBIÉN TE INTERESE

Virginia

Incendiaria, creativa, alternativa y combativa son las cuatro palabras que mejor me definen. El resto es relativo, subjetivo y negociable. Puro zen versión Rock and Roll, o me paso o no llego o me paro por el medio.
Virginia

Latest posts by Virginia (see all)

Pin It on Pinterest